Cinco errores que cometes con el sueño de los bebés

Quizá uno de los puntos que más nos puede enloquecer a las madres, más si somos primerizas, es el sueño de nuestros bebés. En él encontramos esos momentos para ¿descansar, desconectar o encontrarnos con nosotras? La respuesta la tiene cada madre porque todas somos y tenemos una realidad diferente.

Si estás pasando por esa situación y te sientes confundida, tal vez te sirve de consuelo recordar que es un momento pasajero; pero también que no siempre resulta aplicar la fórmula que otra está aplicando a tu misma situación; que si necesitas ayuda, debes pedirla o buscarla; que oigas tu voz interior, porque la maternidad es un mundo en el que tú y tu bebé son los protagonistas.

La recomendación al respecto de Montserrat Bordas, especialista Sueño infantil, es que te dejes ayudar de tus familiares, amigos o una persona que contrates para que se encargue del cuidado de tu bebé mientras necesites descansar; porque lo que no deberías hacer es “obligar” a la criatura a adaptarse a tus necesidades, ya que debería ser todo lo contrario.

La también experta en crianza de la primera infancia, recuerda que cada persona es diferente y su reloj biológico también, hay algunos recién nacidos que hacen ciclos de hora y media, otros de dos y otros de tres, coincidiendo con su alimentación, lo cual es un mecanismo de supervivencia. “Durante la noche los bebés se despiertan para sobrevivir y las mamás se desesperan porque entienden que no es normal, cuando en realidad sí lo es”.

Existen tantas opiniones al respecto, que es como “guglear” sobre un tema, aparecen de todo. Pero en este sentido lo mejor es seguir tu instinto.

Cosas que no deberías hacer

Expandir imagen
Infografía

Colocarlo en la cuna para que se duerma solo. Este es un tema en el que entran en conflicto los estudiosos de este tema. Montserrat Bordas se pone del lado de quienes consideran que no es beneficioso y que los padres o tutores deben acompañar al bebé en el momento de conciliar el sueño.

Entrenarlo para que duerma. El pequeño dormirá cuando su cuerpo lo indique no porque el adulto quiera obligarlo porque quiere hacer otra cosa. “No le estas eliminando estas necesidades sino enseñándoles a no llamar, aun cuando tienen una necesidad”.

.

Pensar que el bebé debe autocalmarse. Todo niño necesita la figura materna para calmarse, es lo que logrará que luego él pueda hacerlo solo sin estrés ni ansiedad. “Forzar esta habilidad en tan temprana edad es crear secuelas emocionales… los principios del desarrollo humano y cómo funciona el cerebro nos revela que la única manera de aprender Calma y autoregulación es siendo apoyado, guiado y modelado por el adulto cuidador. Los bebés y niños aprenden a regular sus emociones con la repetición, la práctica y el tiempo”.

Despertarlo si ya durmió mucho. La excusa es darle de comer, pero un bebé con hambre se despierta, si está durmiendo es porque lo necesita y hay que respetar el ciclo biológico.

 

Pasar de mucha actividad a dormir. Lo que se provoca con esto es un niño irritado por encontrarse entre el agotamiento y la emoción, lo mismo ocurre con la lactancia.