¿Cómo cuidar la zona íntima masculina?

El cuidado de la zona íntima también es de interés de los hombres, quienes cada vez se muestran interesados por su bienestar integral, en la que se debe tomar en cuenta la piel de la zona íntima.

Para conocer algunos detalles al respecto entrevistamos al doctor Máximo Suazo (hijo), quien explica que la zona interior de los muslos, próxima a las ingle y glúteos, son áreas de su humedad, cúmulo de sudor y partículas de la ropa interior, razón por la que el hombre debe utilizar jabones, cremas y técnicas de afeitado o depilación que se adecuen a su tipo de piel y labor que realiza.

Es necesario recordar que la piel de la mujer y la del hombre son diferentes, por lo que no se recomienda usar los mismos productos para estos fines.  En ese sentido el especialista en dermatología aclara que “las características de cantidad de sebo, grosor y cuidados de la misma varían entre mujeres y hombres indudablemente”.

Sin embargo, la higiene no es el único tema de interés, pues el estilo de vida también puede afectar la salud y la estética de esta zona, que Suazo recomienda mantener hidratada y libre de cambios abruptos de peso para evitar la aparición de estrías, que suelen ser frecuentes en individuos que han aumentado o disminuido su peso de manera abrupta, por genética, medicamentos o enfermedades.

Vellos encarnados

Expandir imagen
Infografía
Una buena alimentación, ejercicios y rutina de cuidado te ayudarán a mantener tu zona íntima de manera estética. (FREEPIK)

Quitar el vello a veces puede traernos efectos secundarios como que se encarnen. De ahí la importancia de escoger una técnica que se ajuste a nuestra necesidad:

Evita lavar o enjuagar con agua caliente, lo ideal es que esté fría o a temperatura ambiente, ya que favorece a que los vasos sanguíneos se contraigan y se cierren los poros.

Recuerda que el depilado en dirección contra el vello puede producir irritación y muy probable a que se encarne, si eres propenso a ella, hazlo en la misma dirección.

Si has dejado crecer el vello, recorta primero el exceso y luego quita con la máquina para que la depilación sea más precisa y no tengas que hacer varias pasadas.

Apóyate de espumas y demás productos ideados para la depilación para facilitar la experiencia.