Cannes celebró a lo grande al astro de 59 años Tom Cruise

La Tom Cruise manía aterrizó el miércoles en Cannes, donde el actor hizo una aparición relámpago en el festival de cine francés para caminar por la alfombra roja, recibir una Palma de Oro sorpresa y ver un escuadrón de jets de combate franceses volar por encima de donde ocurrió la premiere europea de “Top Gun: Maverick”.

Cannes celebró a lo grande al astro de 59 años, rindiendo homenaje a Cruise no sólo con una rara entrevista en el escenario y un estreno de alfombra roja, con un vuelo de exhibición de jets que dejaron estelas de humo de color, sino con la entrega inesperada de una Palma de Oro honoraria.

El presidente del festival Pierre Lescure aunció el premio — sólo unas 15 Palmas de Oro honorarias han sido entregadas antes— en el escenario justo antes de que comenzara la proyección. Cruise sostenía el premio mayor de Cannes mientras el público lo ovacionaba de pie.

Cruise trajo bastante revuelo a la Croisette, donde una multitud se congregó alrededor del Palais des Festivals gritando “¡Tom!” para tratar de ver por lo menos un poco del astro. La canción “Great Balls of Fire” resonaba en la alfombra.

El actor no había estado en el festival en tres décadas, pero en medio de la gran disrupción de otros medios desafiando la experiencia en el cine, Cannes y Cruise exudaron una vibra de viejos amigos.

“Él es devoto del cine”, declaró el director artístico Thierry Fremaux. La entusiasta bienvenida de Cruise pareció de alguna manera la de un héroe de acción enviado para salvar el día.

“Hago películas para la pantalla grande”, dijo Cruise entre aplausos en una entrevista en el escenario de la sala Debussy en Cannes.

La premiere europea de “Top Gun: Maverick”, dirigida por Joseph Kosinski y producida por Jerry Bruckheimer, significó una de las alfombras rojas más estelares del Festival de Cine de Cannes, que comenzó el martes y terminará el 28 de mayo.

Entre los asistentes se encontraban Viola Davis, Dakota Fanning, Omar Sy y Eva Longoria — junto con los astros de “Top Gun: Maverick” Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm y Glen Powell.

Cruise llegó en helicóptero para el estreno de la película en San Diego que se realizó a bordo de un portaaviones, a Cannes llegó de una forma más tradicional, en una caravana de autos junto con el elenco y el equipo de producción. Cruise se detuvo unos minutos a firmar autógrafos y tomarse fotos con los fans formados al otro lado de la calle donde estaba la alfombra.

Previo a esto, el festival rindió un homenaje a Cruise que consistió en un montaje de video que abarcaba toda su carrera, tras lo cual el actor habló sobre su dedicación al cine en una entrevista que se mantuvo alejada de cualquier pregunta personal. En vez, respondió a la insistencia del entrevistador Didier Allouc sobre por qué Monsieur Cruise toma tantos riesgos haciendo sus propias acrobacias.

“Nadie le preguntó a Gene Kelly ‘¿por qué bailas?’”, respondió Cruise.

La parada en Cannes de “Top Gun: Maverick” es parte de una gira mundial de la película previo a su estreno del fin de semana feriado por el Día de los Caídos en Estados Unidos (30 de mayo). Además del estreno en San Diego, tuvo una alfombra roja en México y aterrizó en CinemaCon en Las Vegas. Paramount Pictures retrasó su estreno dos años debido a la pandemia, una medida que parece estar dando sus frutos con reseñas entusiastas y la expectativa de que “Top Gun: Maverick” será fácilmente el mejor estreno de Cruise en la taquilla.

Cuando le preguntaron si alguna vez estuvo tentado en enviar la película a un servicio de streaming, Cruise respondió enfáticamente.

“No, eso no va a pasar nunca”, dijo Cruise entre fuertes aplausos. “Eso nunca iba a suceder”.

Cruise dedicó la mayor parte de la conversación a explicar su extrema dedicación al arte de hacer películas, cómo desde muy temprana edad profundizaba en cada elemento de las producciones cinematográficas y analizaba cómo determinados modos de actuación funcionaban mejor en la pantalla grande. Regresó una y otra vez al rodaje de “Taps” (“Más allá del honor”) de 1981, con George C. Scott, como una experiencia formativa.

“Por favor”, dijo Cruise que pensó en ese entonces, “si pudiera hacer esto por el resto de mi vida, nunca lo daría por sentado”.