Mucosidad: ¿cómo eliminarla?

La mucosidad es una respuesta del organismo para proteger al sistema respiratorio de agentes externos como el polvo, el polen y los virus. Pero aunque actúan a favor, si la congestión es muy fuerte pueden ser realmente molestos.

Es necesario hacer lavados nasales frecuentes o vapores, inclinando la cabeza hacia un lado, cerrando la fosa nasal que queda debajo y nebulizando sobre la superior hasta que el conducto se despeje.

Cómo reducir la mucosidad

Come frutas y verduras, que estimulan tu sistema defensivo. Incorpora alimentos con vitamina C, que si bien no evita un resfriado hace que sea más leve.

Toma antivirales y bactericidas naturales como la cebolla y los ajos, así como la raíz de jengibre.

Caldo de pollo: es ideal para mejorar el catarro, principalmente si tiene papas, zanahorias, cebollas, apio y perejil.

Antes de acostarte, realiza vapores y eleva la parte superior de la cama. Por último, vigila la humedad,  ya que la calefacción reseca mucho el ambiente. En ese caso, los humidificadores van bien.